¡Adiós Chayito!

El pasado sábado 31 murió por causas naturales y, de manera lúcida, ágil y entera, Rosario Iglesias Rocha, mejor conocida como Chayito, la atleta más lonjeva y más chingona de México.

ChayitoMurió con 2 deseos sin cumplir: El Premio Nacional del Deporte y llegar a los 100 años. Por lo que que se quedó, a los 98 años, a dos pasos de ganar su meta de vida.

El primer deseo bien se le pudo haber cumplido en vida, de no ser por la falta de criterios y sentido común de las mafias que controlan el mediocre sistema deportista de nuestro país.

Chayito era una voceadora de origen humilde que vendía periódicos en la colonia Nápoles de la capital mexicana desde hace más de 60 años, y comenzó a correr por mero gusto personal a los 80 años.

Su gustito la llevó a obtener nada más 104 triunfos, 31 medallas en competencias internacionales y 72 en nacionales; todas en carreras de mil 500, 800, 400 y 200 metros.

De sus 20 marcas mundiales, deja vigentes la de los 200 mts. con 82.29 segs., dos en los 400 mts., una en la categoría de 85 años con 2.13.68 segs. y en los 90 años con 3.06.85 segs. y dos más en los 800, también en 85 (5.00.58 ) y los 90 (6.59.18).

Aún con ese impresionante currículum, la Comisión Nacional del Deporte tuvo la osadía de negarle apoyo económico, siendo el verdadero colmo de la discriminación argumentar “ya está muy grande”, cuando en 2005 fue a competir a España en donde fue a obtener dos medallas de oro. En aquel entonces su hija tuvo que desembolsar 40 mil pesos en hospedaje, alimentación y viáticos.

Como es tradición en México, el Presidente en turno siempre recibirá a los zánganos de la Selección Nacional de Futbol cada vez que regresan con su ilustre fracaso en hombros después de competir en algún Mundial. Les hacen los grandes homenajes y los reciben como héroes de guerra. En el caso de Chayito, sólo fue recibida una sóla ocasión en su vida en Los Pinos, estando Vicente Fox en turno, y la entonces primera dama, Marta Sahagún, que se daba el lujo de gastar con tu dinero y el mío, 40 mil dólares en harapos para vestirse, tuvo la “gracia” de hacer un obsequio a Chayito de miserables 90 dólares “para sus medicinas”, le dijo en aquella ocasión la señora de Fox.

Chayito bien mereció ver en vida un monumento ergido a su figura o cortar el listón de alguna pista de carreras que llevara su nombre. Pero como mexicanos somos tan vendidos al sistema que nada más volteamos a ver a figuras del deporte, infladas por poderosos aparato de mercadotecnia, anunciándonos sueros para la cruda, comida chatarra o zapatos deportivos.

No dudo que en las próximas semanas algún político quiera elevar su rating al pretender condecorarla post mórtem.

¡Ya pa’qué!

Bajo Tu Propio Riesgo

Perversión (Ken Park)Lo que nunca creí ocurrió… ¡Por fin se editó en México el DVD de una de las películas más cabronas que he visto en mi vida!: Perversión [Ken Park (2002)].

Tan gruesa que nunca se estrenó en salas de Estados Unidos ni en Inglaterra; es más, ni siquiera existe editada en DVD en aquellos países, a duras penas circula en dicho formato en no más de 10 naciones.

Aquí llegó a salas en el 2003, con muy pocas copias y subsidiada por una distribuidora pequeña, Arthaus Films. No tuvo espectaculares ni la mercadotecnia que tienen los changos que trepan edificios para ganar un Oscar, y sin embargo se mantuvo solita por más de un mes en cartelera.

La única difusión que tuvo fue la de boca en boca y la que algunos que creímos en ella pudimos comentar en medios informativos.

Recuerdo cuando mi entonces editor en Excélsior pelaba los ojos cuando le mostré las fotografías que debían ilustrar la crítica. De ellas, sólo me autorizaron meter las más fresas.

Perversión (Ken Park)

Perversión es como un Belleza Americana (1999) a lo porno, criticando la inmundicia de la sociedad gringa y las porquerías que ocurren en sus hogares.

La dirección corre por cuenta de Larry Clark -director de Kids (1995)- y Ed Lachman. La historia se desarrolla en un condado cercano a Perversión (Ken Park)Los Ángeles y nos narran las vidas de cuatro adolecentes skatos en sus dieciseis.

En pantalla vemos, explícitamente a estos personajes…

Shawn sintiendo rico al tirarse a su novia, pero más goza tirándose a la mamá de ésta cada vez que está sola en casa.

Perversión (Ken Park)Tate vive con sus dulces y cariñosos abuelitos, es inteligente pero igualmente huraño, de repente verás que se encierra en su recámara a excitarse con partidos de tenis femenil, mientras intenta lograr un orgasmo masturbándose y ahorcándose al mismo tiempo; sus instintos llegarán a donde menos lo imaginas.

Peaches es una encantadora chavita que vive con su bien educado y religioso padre. ¿Puedes imaginar lo que haría un Jorge Serrano Limón si encuentra a Perversión (Ken Park)su hija adolescente en la cama con su novio? ¡Lo que pienses se queda corto!

Claude es un chavo noble y vive para su patineta. Su madre está embarazada y le echa miradas bragueteras sin que él se de cuenta; su padre, un alcohólico y rudo machista, una noche intentará hacer cositas con su hijo cuando duerma.

Más allá del morbo que puede despertar ver actos sexuales explícitos, eyaculaciones, erecciones y miseria humana, abogo por esta cinta porque no cae en el típico estigma de la juventud desenfrenada ni en los rebeldes sin causa. Aquí los directores no buscan culpables o inocentes, tanto padres e hijos tienen su razón de ser y nos demuestran que los problemas sociales son un círculo simbiótico en donde todos son responsables y víctimas.Perversión (Ken Park)

El guión se fue formando de casos reales de recortes de periódicos que recopiló Larry Clark, así como en algunas experiencias personales. Aquí hay que señalar que cuando el afamado director tenía dieciseis años, era drogadicto y alcohólico; a esa edad estuvo encarcelado durante año y medio por dispararle a un tipo en un juego de cartas.

Así que ¿la vida imita al arte o el arte a la vida?