Sarah Brightman: Voz, Arte y Vanguardia

Sarah Brightman, la soprano de mayores ventas en toda la historia, eligió a México por segunda ocasión para iniciar una gira mundial que  arrancó el pasado día 4 en Monterrey, para el 6 estar en Guadalajara y anoche en Ciudad de México en el Palacio de los Deportes.

Sarah Brightman - Symphony World Tour

Symphony World Tour es sin duda el espectáculo más innovador y vanguardista en los más de 30 años de trayectoria artística de la cantante británica. Un concierto que rebasa los parámetros de lo convencional y que desafía al ojo humano a otras dimensiones pocas veces exploradas. Otros artistas suelen echar mano de las tradicionales pantallas cuadradas en el escenario, esta ocasión se trata de escenarios y animaciones tridimensionales nunca antes utilizadas por una estrella del Espectáculo. Más que un recital o un show habitual, lo que México está viendo antes que el resto del mundo es un montaje que bien puede situarse en el género del Performance.

Con un concepto enteramente minimalista, la producción del show se lleva a cabo en un gigantesco tríptico de espejos traslúcidos en el que se proyectan hologramas oníricos y tridimensionales en alta definición.

La Tecnología se rinde al servicio del Arte para que Sarah Brightman nos narre en dos horas, un conjunto de sueños, fantasías y paisajes mágicos que, van desde estampas góticas, hasta sensibles visiones de la Naturaleza, pasando por ambientes victorianos, entornos invernales y sueños navideños.

Por momentos la vemos flotando en el espejo, por instantes la vemos detrás de éste, como si nos quisiera mostrar el reflejo de su vida.

Uno de los clímax de la noche ocurre cuando surge una representación de Alicia En El País De Las Maravillas que, cabe señalar, históricamente se trata de cuento que significó el descubrimiento del talento vocal de Sarah cuando, a la edad de 12 años, cantara una de las canciones para un festival escolar y a partir de ahí fuera descubierto su potencial artístico.

Inmediatamente después, aparece ella personificando a una Caperucita Roja pedaleando una bicicleta con urgencia, mientras en el camino aparece un grupo de Lobos Feroces intentando obstaculizarla y atraparla, al compás de un remix inspirado en El Cascanueces de Tchaikovski. ¿Se tratará de la historia de su carrera por la vida? ¿Será la surrealista proyección de su paso por el mundo artístico?

No menos importantes las ocasiones en que Alessandro Safina cantara con ella en el escenario por tres ocasiones, incluyendo, por primera vez en un tour mundial, el dueto central de El Fantasma de la Ópera, cuya partitura fue compuesta y trazada milimétricamente para la voz de Sarah Brightman por Andrew Lloyd Webber y así convertirla en primera estrella de la escena teatral Londinense.

Efusivamente correspondido por una ovación, fue el dueto a lado del contratenor argentino, Fernando Lima, en el tema de Jorge Avendaño, Pasión. Exquisita la secuencia nocturna en las obras Hijo De La Luna, de José María Cano y La Luna del álbum del año 2000 que llevara el mismo título.

Por supuesto, no pudieron faltar temas clásicos en la discografía de Sarah Brightman, como Time To Say Goodbye, Deliver Me, Nella Fantasia, Anytime, Anywhere y algunas de las piezas más poderosas de sus más recientes álbumes, Symphony y A Winter Symphony.

Para esta gira se planeó poner a la venta un CD exclusivo de edición limitada a 3 mil unidades que sólo será vendido en la boutique de los sitios que pise el tour, así como la primicia del DVD+CD Symphony In Vienna que será distribuido de manera masiva hasta el año entrante. Sin embargo, fuentes cercanas a la cantante reportaron que surgieron algunos inconvenientes por parte de la aduana mexicana, por lo que sólo se vendió un extraordinario libro conmemorativo del tour y unas camisetas.

Mientras tanto, ya está en tiendas el álbum A Winter Symphony, un delicioso disco navideño cuya edición mexicana cuenta con más canciones, además de un DVD, a diferencia de las ediciones internacionales que no incluyen el DVD ni todo el número de tracks.

Sarah Brightman

Te Busqué en el Metropólitan

Hablar de Susana Zabaleta es enfrentarnos a un caso mitológico. Dilucidar su arte es entrar en un laberinto de contrastes del que difícilmente alguien querrá encontrar la salida, ya que tiene la capacidad de interpretar a Giacomo Puccini con la misma magnificencia que a Nacho Cano; te puede cantar a Andrew Lloyd Webber o a George Gershwin con la misma intensidad que a Liliana Felipe y a Armando Manzanero.

No podríamos definirla como baladista ni como rockera, tampoco como bolerista ni como virtuosa de la ópera, ¡porque es todas! Lo mismo te canta a cappella como puede hacerlo con una orquesta sinfónica detrás; puede divertiste sobre un excusado gigante con una banda pop y también hacerle coros espontáneos a los alumnos de la escuela G. Martell, sin mencionar que puede presumir de haberse dado el lujo de grabar acompañada al piano por el maestro Manuel Esperón cuando éste contaba con 91 años de edad.

Dulce, irreverente, sexosa, transgresora, intelectual, maternal y guerrera, pueden ser unas de las pocas características que ha dejado asomar a lo largo de más de veinte años de carrera artística. Sólo Susana Zabaleta podía salir de su natal Monclova, Coahuila para iniciar sus estudios de una manera inusitada y poco convencional para los cantantes mexicanos: en Florencia, Italia, rodeada de arte, estética, pasta y ópera. A partir de ahí decidió regresar a México, no a tocar, sino a tirar las puertas con su presencia y a plantar los pies en las tablas del escenario a través la ópera y en uno de los géneros que combinan la danza, el canto y la actuación: el teatro musical, en obras como El Violinista En El Tejado, ¡Qué Plantón!, Sorpresas, y el clásico de Andrew Lloyd Webber, Cats.

En 1995 arranca su extraña y fascinante etapa discográfica con el álbum ¿O… Fue Un Sueño?, disco adelantado a su época en el que una cantante mexicana se atreve a fusionar el crossover con el pop y el new age, y que con el tiempo se convirtiera en un clásico de culto. Después vienen el alternativo Desde El Baño, el álbum Navidad, el nostálgico El Pasado Nos Vuelve A Pasar, el bohemio Quiero Sentir Bonito, el atrevido Para Darle Cuerda Al Mundo, el romántico
De la a A la Z, y el mágico y sangrante Te Busqué. Todos, discos diferentes, ninguno se parece al otro, pero juntos siempre impondrán el inimitable sonido Zabaleta.

La historia de Susana Zabaleta también puede narrase a través de la pantalla grande con una filmografía de 9 largometrajes, en los que se incluye Sexo Pudor Y Lágrimas, la cinta que opacó los niveles de taquilla de títulos como Titanic y la trilogía de Star Wars (Edición Especial), así como su presencia en la pantalla chica en donde cuenta con un historial de 10 telenovelas en las que se incluye Fuego En La Sangre, actualmente al aire en horario estelar, por no mencionar su participación estelar en la polémica serie S.O.S.: Sexo Y Otros Secretos.

La Zabaleta es de las cantantes que únicamente pueden aplaudirse de pie, no importa si es en el cabaret, el bar, el Auditorio Nacional, el teatro o una sala de conciertos, conoce el secreto para hacer sentir hasta al espectador del último asiento como si estuviera en primera fila. Y el próximo 3 de octubre no será la excepción en su concierto en el Teatro Metropólitan de la Ciudad de México, recinto de figuras internacionales.

El espectáculo Te Busqué promete ser un viaje por la trayectoria musical de Susana Zabaleta, en el que llevará de la mano al público en una atmósfera de exquisitez y lujo a través de su canto, una orquesta de 21 músicos en vivo y un coro enriquecido con las tesituras vocales de tenor, barítono, soprano, contralto y voces infantiles.

Sin duda se tratará de una noche de piano, cuerdas, fagot, timbales y emociones proyectadas en el aire y desde el diafragma de una de las mejores intérpretes que ha dado nuestro país.

De lo bueno hay poco, y dejar pasar este magno concierto será como desperdiciar dos de las mejores horas de tu vida, porque una vez que escuchas a La Zabaleta en vivo nada en adelante será igual.

Sinfonías y Bemoles

La semana pasada fue gloriosa para todos los que amamos a la soprano que más discos ha vendido en el mundo: Sarah Brightman.

Llegó a la Ciudad del Miedo a realizar una agotadora e intensa agenda de promoción para dar a conocer su más reciente obra, Symphony, un álbum con un surtido rico de classical crossover, pop, rock, gótico, adulto contemporáneo, balada, más lo que encuentres adicionalmente.

Sarah Brightman - “Symphony”

La Diva llegó muy dispuesta y accesible repartiendo sonrisas entre sus fans, firmando más de mil autógrafos y acompañada por un joven galán nuevo. Se le vio fresca, llena de vida y echando cotorreo por todas partes. México, un país que no suele caracterizarse por consumir este tipo de corrientes musicales la atavió de regalos a través de sus fans: artesanías, virgencitas, dibujos, cartitas, peluches, alebrijes y hasta dos que tres obsequios de valor considerable.

Sarah Brightman - Foto: Carlos RojasAlgunos medios de comunicación la recibieron con los dedos tras la puerta, tal es el caso de Carlos Loret de Mola (Premio Nacional de Periodismo 2005), el comunicador más visto en horario matutino, que a falta de invertir 10 minutos de su vida en echar un vistazo a la trayectoria de la soprano, optó por hacerle preguntas tan interesantes como la de “¿También cantas en los cumpleaños y en la regadera?”

Espectacular la entrevista que le hicieron dos chavos desmadrosos que conducen el programa Sin Reservas del canal de cable Ritmoson Latino. Pese a su irreverencia y desparpajo le supieron hacer preguntas interesantes, amenas y nutridas de datos soprendentes como el de cuestionarle sobre el mí sobreagudo que Sarah Brightman. emite en el dueto principal de El Fantasma de la Ópera.

Aquello fue tan equilibrado y divertido que Sarah Brightman. terminó enamorada de una rata llamada Cruedelia y hasta cantó Triste Recuerdo y Quién Pompó del popular y legendario Chico Che. Vale la pena echar un vistazo al programa nada más para darse cuenta de la sencillez de une verdadera reina que bien puede estar flotando en su nube y de la que deben aprenderle starlettes como las Paulinas Rubio y todas esas diva-gadas que se sienten paridas por los dioses.

Gran quemón el que se dio EMI Music México. Resulta que Sarah Brightman. eligió a México para ser el país que tuviera la exclusiva de lanzar a la venta el álbum Symphony antes que cualquier nación del planeta. Pues ahí tenemos que el disco salió con injustificables faltas de ortografía y errores de redacción en el tracklist y en los créditos, sin mencionar la ínfima calidad de la manufactura de la portada.

Sarah Brightman - Foto: Carlos RojasY como lo barato sale caro, ahí estaban algunos representantes de la disquera canjeando el producto defectuoso por uno importado y bien hechecito con tintas plateadas y papel encerado a cada fan que hacía fila para recibir un autógrafo de La Brightman.. ¿Será que no querían que la Diva se diera cuenta del error?

Y es que la culpa no es del redactor, ¡sino del ejecutivo que autorizó el diseño antes de mandarlo a impresión!

Lo que no tiene perdón es que al día de hoy el website de EMI Music México aún tiene publicado un banner en su portada con Sara escrito sin H al final.

Eso sí, presumo que en la conferencia de prensa le tomé 100 fotos. No podía desaprovechar la oportunidad de fotografiar a la que, desde mi punto de vista, es la poseedora de los ojos más hermosos del planeta después de los de Liz Taylor.