El Sonido de la Música

Dicen que es el musical -en cine- más visto por todo el planeta. Aunque también están Cantando Bajo La Lluvia (Singin’ In The Rain – 1952), Amor Sin Barreras (West Side Story – 1961), El Mago De Oz (The Wizard Of Oz – 1939) y Vaselina (Grease – 1978). También leí que es el musical más gay que se ha escrito…. ¿Hay alguno que no lo sea?De cualquier manera sí puedo decir que es el más permeable e invariablemente te pondrá de muy buen humor. No por algo Andrew Lloyd Webber está por estrenar en Londres una lujosa reposición producida por él mismo. Resulta que volvieron a lanzar La Novicia Rebelde (The Sound Of Music – 1965) en una edición muy digna a cuarenta años de su estreno (con un año tarde a la Región 4). En los 90 habían editado un transfer digital de la película original, esta ocasión le echaron las computadoras encima y lo dejaron como nuevo.

DVD, La Novicia Rebelde (The Sound Of Music)LG me obsequió esta joyita (¡gracias, bebé!) ¡y he de decir que me encantó!

Aparte del valor histórico de la película, el set trae varios extras dignos de mencionar.

Una serie de documentales con los realizadores y un programa de Biography realizado por A&E en donde nos cuentan la historia de la verdadera María, la rebelde aspirante a monja que asignan como niñera de siete escuincles endemoniados, hijos de un ex militar naval austriaco. Son los años 30 y la cosa se está poniendo gruesa con las locuras de Hitler. Lo chido del documental es que nos cuentan la neta de lo dañada y áspera de esta novicia -que posteriormente se casara con el patrón-, anécdotas de cómo encerraba a los hijastros, la ruina de la familia, su migración a Gringolandia, lo marra que salió para los negocios y la forma en que controlaba y explotaba a la familia.

También vemos cómo vendió por casi nada los derechos biográficos que resultarían un negociazo para el teatro y el cine paulatínamente, sin que ella tuviera derecho a regalías.

Nos muestran cómo llegó al rodaje de la película a querer meter mano y dirigir… Obviamente la mandaron por un tubo y sólo le dieron chance de aparecer unos segundos como extra en una escena, muy, pero muy de lejitos. ¡De agasajo!

Odio, repruebo, censuro y vomito el cine doblado en otro odioma, a menos que se trate de animación o de un musical en donde se vea que hubo ingenio y chamba para traducir las canciones; no como Vaselina en Canal 5 que nos hablan en español y nos cantan en inglés.

Aquí sí se vale hacer la excepción del jucio y destacar el trabajo que realizó la 20th Century Fox con el doblaje para México. Está picudo traducir frases musicalmente hablando y el texto pudo quedar un poco mejor, pero dich sea aparte, quién mejor para emular con su voz y talento el rol que hiciera una estrella como Julie Andrews, que otra estrella, vieja loba de los musicales en nuestro país: Lolita Cortés, sacando como siempre la casta y demostrando por qué le va bien el papelazo de bruja despiadada en La Academia a la hora de poner a temblar a los novatos con sus críticas. Cuando se es una verdadera profesional, ahí ni quien diga nada.

Tache para la compañía… No fueron para poner una etiquetita en el celofán que le informe al consumidor el tamaño de nombre que pagaron para la versión en español. Vendrían tres veces más el producto.

Desafortunadamente los gringos no podrán apreciar este doblaje en el DVD Región 1, ya que le agregaron uno en español de hace mil años en monoaural donde cantan hablan en nuestro idioma pero dejan las voces originales en inglés en las canciones.

 

Anuncios